Posts Tagged ‘chuzadas’

2011: Las guerras de Álvaro Uribe Vélez

diciembre 24, 2011

Artículo tomado de: Razón Pública

Artículo original: 2011: Las guerras de Álvaro Uribe

María del Pilar Hurtado la ‘conejita’ asilada en Panamá

diciembre 24, 2011

La ayuda de EE.UU. implicada en abusos de poder en Colombia (The Washington Post)

agosto 21, 2011

El ex presidente de Colombia Alvaro Uribe un aliado de EE.UU. a lo largo de sus ocho años de mandato, habla durante una audiencia sobre su presunta responsabilidad en las interceptaciones ilegales de sus rivales políticos, periodistas y funcionarios de la justicia en Bogotá.

Por Karen DeYoung y Claudia J. Duque, Publicado: 20 de agosto

La administración de Obama cita a menudo la democracia próspera de Colombia como prueba que la ayuda, los conocimientos técnicos y la comisión de los E.E.U.U. puedan dar vuelta a un estado potencialmente fallido bajo el cerco del terrorismo.

La campaña financiada por Estados Unidos de contrainsurgencia contra un grupo rebelde marxista – y la coordinación civil y militar detrás de ella – se ve como tan acertada que se ha convertido en un modelo para la estrategia en Afganistán.

Sin embargo, nuevas revelaciones en la larga lista de escándalos políticos del ex presidente Álvaro Uribe, un cercano aliado de EE.UU. a lo largo de sus ocho años de mandato, han implicado a la ayuda estadounidense, y, posiblemente, funcionarios de EE.UU., en los atroces abusos de poder y acciones ilegales por parte del gobierno colombiano con el pretexto de combatir el terrorismo y el narcotráfico.

Dinero en efectivo estadounidense, equipo y capacitación, suministrada a las unidades de elite de los servicios de inteligencia de Colombia en la última década, para ayudar a romper los anillos del tráfico de cocaína, fueron utilizados para llevar a cabo operaciones de espionaje y las campañas de desprestigio en contra de jueces de la Corte Suprema, los opositores políticos de Uribe y grupos de la sociedad civil , de acuerdo a los documentos policiales obtenidos por The Washington Post y entrevistas con los fiscales y ex funcionarios de inteligencia colombianos.

Las revelaciones son parte de una investigación cada vez mayor por la oficina del fiscal general de Colombia en contra del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS. Seis altos ex funcionarios de inteligencia han confesado los crímenes, y más de una docena de agentes de otras agencias están en juicio. Varios de los colaboradores más cercanos de Uribe han sido objeto de escrutinio, y Uribe está siendo investigado por una comisión legislativa especial.

Funcionarios de EE.UU. han negado tener conocimiento o participación en actos ilegales cometidos por el DAS, y los fiscales colombianos no han denunciado la existencia de la colaboración estadounidense. Pero la historia de lo que el DAS hizo con gran parte de la ayuda de EE.UU. ha recibido una advertencia de consecuencias imprevistas. Al igual que en Afganistán y otros países donde Estados Unidos está totalmente enfocado en ganar aliados contra el terrorismo, algunos de los destinatarios de la ayuda a Colombia claramente desviaron sus propias agendas políticas.

Durante más de una década, bajo tres administraciones, Colombia ha sido el mejor amigo de Washington en América Latina y el mayor receptor de ayuda militar y económica – $ 6 mil millones durante la presidencia de Uribe 2002 – 2010. El total anual se ha reducido ligeramente durante el gobierno de Obama, a poco más de un billón y medio de dólares en ayuda combinada este año.

A pesar de los importantes avances que se hicieron en contra de los rebeldes y los grupos de tráfico de drogas, altos ex agentes de inteligencia dicen que el DAS bajo Uribe destacó los objetivos políticos sobre los insurgentes y narcotraficantes. El flujo constante de nuevas revelaciones ha continuado corrompiendo la reputación de Colombia, así como un gobierno dirigido por el sucesor de Uribe y ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien se ha comprometido a reemplazar el DAS con una nueva agencia de inteligencia en otoño.

Los fiscales dicen que el gobierno de Uribe quería “neutralizar” a la Corte Suprema y a sus magistrados investigadores que desenredaban las relaciones entre los aliados de la presidencia en el Congreso de Colombia y el tráfico de drogas de grupos paramilitares. Basando sus argumentos en miles de páginas de documentos del DAS y el testimonio de nueve ex funcionarios de alto rango del DAS, los fiscales dicen que la agencia era dirigida por la oficina del presidente para recoger los registros bancarios de los magistrados, seguir a sus familias, buscar errores de sus oficinas y analizar sus fallos.

“Toda la actividad montada contra nosotros – nos siguen, interceptan nuestros teléfonos – tenía un objetivo central: intimidarnos”, dijo Iván Velásquez, magistrado auxiliar de la corte, principal investigador y un objetivo primordial de la vigilancia del DAS.

Gustavo Sierra, ex jefe de la oficina de análisis del DAS hoy encarcelado, revisó informes de inteligencia que fueron enviados a la presidencia, dijo que las metas de la corte “eran la prioridad” para el DAS bajo Uribe.

“Casi nunca dio órdenes contra el narcotráfico o la guerrilla”, dijo Sierra en una entrevista.

Recursos y orientación

Algunos de los acusados ​​o investigados han descrito la importancia de los EE.UU. en recursos de inteligencia y orientación, y dicen que periódicamente informaron a funcionarios “de enlace” de la embajada de sus actividades de recolección de inteligencia. “Estábamos organizados a través de la Embajada de Estados Unidos”, dijo William Romero, quien dirigió la red de informantes del DAS y supervisó la infiltración a la Corte Suprema. Como muchos de los altos funcionarios del DAS en la cárcel o que enfrentan cargos, recibió entrenamiento de la CIA. Algunos recibieron becas para completar cursos en recopilación de información en universidades norteamericanas.

Romero, que ha aceptado un acuerdo de culpabilidad de los fiscales a cambio de su cooperación, dijo en una entrevista que las unidades del DAS dependen de los Estados Unidos pues éste suministra equipos, dispositivos de escuchas telefónicas, cámaras y móviles, sistemas de interceptación telefónica, así como el alquiler de casas de seguridad y algo de efectivo para la gasolina. “Podríamos haber funcionado” sin la ayuda de EE.UU., dijo, “pero no con la misma eficacia.”

Una unidad dependiente de la ayuda de la CIA, según el testimonio de los ex funcionarios del DAS en las declaraciones, fue el Grupo de Observaciones Nacionales e Internacionales (GONI).

Unidad creada para acabar con los vínculos entre los agentes extranjeros y las guerrillas colombianas, giró su atención hacía el Tribunal Supremo después de que los magistrados empezaron a investigar al primo del presidente, el entonces Senador Mario Uribe, dijo el ex director,  German Ospina, en una declaración a los fiscales. Las órdenes provenían “de la presidencia, ellos querían resultados inmediatos”, dijo Ospina a los fiscales.

Otra unidad que funcionó durante ocho meses en 2005, fue el Grupo de Análisis de Medios Terroristas (GAME), se reunieron expedientes de los dirigentes sindicales, irrumpieron en sus oficinas y se grabó en video a los activistas sindicales. Los Estados Unidos proporcionaron equipos y decenas de miles de dólares, según un informe interno del DAS, y miembros de la unidad se reunieron periódicamente con un funcionario de la embajada que recuerdan como: “Chris Sullivan.”

“Cuando estábamos avanzando en ciertas actividades, él iba a ver cómo estábamos avanzando”, dijo José Gabriel Jiménez, un ex analista de la unidad, durante una audiencia en la corte.

La CIA se negó a comentar sobre las denuncias específicas o la descripción de su relación con el DAS proporcionada por las autoridades colombianas. “Las tres cartas de la CIA arrojan una mezcla de muchas cosas, y por un montón de gente. Eso no quiere decir que las denuncias sobre la agencia son nada más que eso”, dijo un funcionario de inteligencia de EE.UU., que habló a condición de anonimato.

Mientras las revelaciones del DAS surgían en los medios de comunicación colombianos durante el verano de 2009, el entonces Embajador William Brownfield, convocó a una reunión a toda la embajada y preguntó cuáles agencias estadounidenses trabajaban con el DAS, según un cable secreto del Ministerio de Asuntos Exteriores liberado por WikiLeaks. Representantes de ocho agencias levantaron sus manos – incluyendo a la CIA, la DEA, el FBI y el Servicio de Impuestos Internos. Todas las agencias, según Brownfield informó en un cable de septiembre del 2009, “no tenía conocimiento o conexión con la actividad ilegal del DAS y acordaron seguir reduciendo su participación con esa agencia.”

Brownfield, en reuniones posteriores con Uribe y otros funcionarios, instó al gobierno a salir al frente de las revelaciones, y advirtió que podría poner en peligro la alianza entre EE.UU. y Colombia.

“Sí otro escándalo del DAS estalla, nuestro plan B consiste en poner fin a toda asociación con el DAS de inmediato”, informó Brownfield a Francisco Santos, vicepresidente de Uribe, y al director del DAS, Felipe Muñoz el 16 de septiembre de 2009.

Sin embargo, la relación continuó durante otros siete meses. En abril de 2010, Brownfield anunció que todos los fondos de los E.E.U.U. dirigidos previamente al DAS en adelante irían a la Policía Nacional de Colombia. Hoy en día, el DAS con 51 años de edad, 6.000 empleados, múltiples funciones y un presupuesto anual de $ 220 millones, todavía cojea pero sigue hacía adelante. Sin embargo, Muñoz ha estado bajo investigación, al igual que cuatro ex directores del DAS.

Uribe, hablando a través de su abogado, Jaime Granados, rechazó una solicitud para una entrevista. Sin embargo, el ex presidente ha negado que se encargara de supervisar las actividades ilegales y dijo que los funcionarios de su gobierno estaban siendo perseguidos políticamente. Cuatro de sus principales colaboradores se encuentran bajo investigación, y su jefe de gabinete, Bernardo Moreno, está encarcelado en espera de un juicio por conspiración y otros cargos.

Años de problemas

Entrevistas con ex funcionarios de EE.UU. y las pruebas que surgen en la investigación contra el DAS demuestran que la agencia durante años ha cometido graves delitos, con una propensión a acciones ilegales que no es desconocida para los funcionarios de la embajada.

El primer director del DAS en la presidencia de Uribe,  Jorge Noguera – quien la embajada de EE.UU. en el año 2005 consideró “pro-Estados Unidos y un tecnócrata honesto” y lo recomendó para ser miembro de la Interpol para América Latina, de acuerdo con los cables de WikiLeaks – está siendo juzgado y acusado de haber ayudado a sicarios para que asesinaran a activistas sindicales. El año pasado, los fiscales acusaron a otro ex director del DAS de haber ayudado a planear el asesinato en 1989 del líder y candidato presidencial, Luis Carlos Galán.

Myles Frechette, el embajador de EE.UU. en Colombia desde 1994 a 1997, dijo que incluso en su mandato los funcionarios estadounidenses creen que las unidades del DAS fueron manchadas por la corrupción y vinculadas a los narcotraficantes. Pero dijo que la embajada necesitaba un socio para desarrollar la inteligencia sobre los traficantes de drogas y las guerrillas.

“Toda la gente que trabajó conmigo en la embajada me dijo: ‘Usted no puede realmente confiar en el DAS'”, dijo Frechette, agregando que él piensa que el DAS tiene señas de identidad de una empresa criminal.

Varios altos diplomáticos de EE.UU. enviados a las embajadas en los últimos años, dijeron que no tenía conocimiento de que las fuerzas del orden y las agencias de inteligencia de los E.E.U.U. estuvieran implicadas en los juegos sucios del DAS, pero todos dijeron que no les sorprendía.

“Había preocupaciones por algunas clases de actividades, pero también una necesidad en nombre de los intereses de los E.E.U.U. de preservar la relación,” dijo un diplomático que habló en condición de anonimato. “Estoy razonablemente seguro que nuestro apoyo fue correcto.”

Duque es una periodista independiente con sede en Bogotá, Colombia. El corresponsal Juan Forero, también con sede en Bogotá, contribuyó con este informe.

Artículo original: U.S. aid implicated in abuses of power in Colombia

Relacionados: Ayuda de EE.UU. fue usada usada para las chuzadas

URIBE ES PENETRADO #Uribepenetrado

julio 21, 2011

Uribe es ‘Penetrado’ en Twitter por Anonymous.